Echando de menos al viento

Depende del lugar dónde me leas podrás entender mejor el título de este artículo.


Los ciclistas nos caracterizamos por muchas cosas y nos diferenciamos en otras. Pero hay una que nos une a todos... el odio al viento.

Van pasando los días, sin poder salir a la montaña, a la carretera ... y hasta las cosas que odiamos se van echando en falta.



Os acordáis de aquellas salidas en grupo, dónde además de pedales caían algunas charlas divertidas, algunas confesiones, secretos o simples piques para saber quién era el más fuerte de la manada. Os echamos de menos.


Recordáis aquellos días en solitario salías a entrenar, dando todo lo que tu cuerpo me permitía, exprimiendo tus músculos, y arrastrándote hasta la último gramo de oxígeno. Lo echamos de menos.


Esos días en los que encima de tu bici, al coronar una montaña, ves como se pone el sol, llegando al ocaso del día. Nosotros lo echo de menos.


Los encuentros con personas que no conocías, pero que durante kms hablabas, os aconsejabais y recomendabais sobre el mundo que nos gusta. También lo echomos de menos.


El fresco de la mañana, que te eriza la piel el día que sales bien temprano, para hacer tirada larga. Lo echomos tanto de menos.


El nerviosismo e insomnio que nos provoca una competición en el cuerpo. Lo echomos muchísimo de menos.


El cruzar una meta ya sea física o psicológica. Porque esa sensación es indescriptible. Cuánto se echo de menos.


Podríamos seguir así enumerando todo aquello que nosotros, los ciclistas ya apreciábamos antes de que esta situación nos llevase al confinamiento.


Y si, hoy hasta echamos de menos el viento.

Sólo espero y deseo, que cuando todo esto acabe, que será pronto. No os eche de menos a ninguno.


#QuédateenCasa.







535 vistas
Untitled design-High-Quality-2.jpg

Proyecto registrado Ismael Martínez