Ruta Ojén (Sierra de las Nieves) Málaga

Ojén se enclava en la Reserva de la Biosfera de la Sierra de las Nieves, premiada con los galardones internacionales EDEN y SKAL al turismo sostenible. Ojén que comparte en su término municipal Sierra Blanca, Sierra Parda, Sierra Alpujata. Ojén colmado de acuíferos, de ríos, de fuentes y de agua que dieron de beber a su famoso aguardiente.

El sendero parte del casco urbano de Ojén, frente a la gasolinera, junto a un cartel informativo se encuentra una escalera donde comienza el sendero. Subimos por un estrecho sendero casi cubierto por la vegetación. La vegetación se despeja y recorremos un corto tramo con fuerte desnivel hasta llegar a un carril apto para automóviles que nos llevará hasta El Cerezal.

Dejaremos a nuestra derecha la casa de la Adecuación Recreativa de El Cerezal para atravesar un túnel que cruzaremos para salvar la carretera. Comenzamos una suave ascensión entre la espesura y junto al cauce del Arroyo Almadén. Al abandonar el arroyo, la pendiente se acentúa, el sendero se introduce en un pinar y empieza a serpentear mientras sube. Finalizamos esta larga subida llegando al carril que, por la izquierda, nos llevará al Mirador del Juanar. Volvemos sobre nuestros pasos y atravesamos el espeso pinar tapizado de grandes helechos.

Encontraremos un cruce de caminos dejamos el de la izquierda que va a la Cruz del Juanar y continuaremos recto hasta encontrar un camino que serpentea por el que iremos ascendiendo hasta coronar el Puerto de Istán donde nos esperan dos pinos solitarios y desde donde podemos divisar frente a nosotros la Cruz de Juanar y el Salto del Lobo.

Comienza ahora la parte más abrupta de la ruta un descenso para encontrar a nuestra derecha una gran explanada conocida como Los Arenales y al fondo el Cerro de La Fulaneja. Bordeando una gran roca por la derecha tomaremos el camino que nos conduce directamente a la cañada.

El sendero realiza en este momento un brusco descenso para comenzar a discurrir junto al cauce seco del Arroyo de Río Molinos. Continuando el descenso podremos encontrar la vegetación autóctona de esta Sierra Blanca. Matorral, adelfas y el oloroso tomillo. Nuestro camino a partir de aquí nos lo marca el curso del arroyo, donde nos encontraremos algunos pasos que deberemos salvar con precaución.

La anterior cañada conocida por los lugareños como "Cañada de Juan Inglés" finaliza en un muro de contención de agua y piedras desde donde continuaremos nuestra ruta por un pequeño camino que llega hasta una explanada desde donde podremos divisar unas inmejorables vistas de Istán.

A partir de aquí nos encaminaremos hacia una pequeña cantera en la que encontraremos un carril que desciende dejando la sierra a nuestra espalda hasta girar a la izquierda para tomar la primera referencia y llegar al Hotel Altos de Istán, donde finaliza nuestro caminar por este sendero.

Recomendaciones: Llevar agua, no hay fuentes en todo el recorrido. Cámara de fotos.

También en los próximos días colgaremos una ruta en mtb de 41 km


4 vistas
Untitled design-High-Quality-2.jpg

Proyecto registrado Ismael Martínez