Es imposible explicar y hablar de felicidad, paz y libertad a quién nunca se montó en una bicicleta

Actualizado: ene 30

Un día estaré viejo y no podré dar pedales y ella se quedará en mi patio como trofeo de mis recuerdos.


Conocí a personas con el mismo espíritu, las cuales me enseñaron algo, conocí a otras que me alegra haberlas olvidado.


Algunas veces me mojé, pasé frío, muchas sentí calor, otras miedo, me he caído y siempre me he levantado, me hice dar y me he curado.


PERO SIEMPRE SONREÍ MUCHO.


Hable incontables veces conmigo mismo, canté y grite como un loco, también hubo veces que lloré de alegría y otras simplemente lloré.


Vi lugares maravilloso y tuve experiencias inolvidables.


Encaré curvas de las que no sé como salí entero.


Paré mil veces para admirar un paisaje y hablé con desconocidos, olvidando y apreciándolos más que a gente que veo a diario.


Rodé con mis amigos y regresé con mucha paz interior.


Pensé que sería peligroso, e incluso miedo y pánico de no ver crecer a mis hijas y no ver más a la gente que quiero por las prisas de algún conductor, pero siempre he tenido presente el significado que "



Cada vez que me monto en la bici pienso en lo maravilloso que es descubrir un rincón, un camino un lugar, como recompensa de mi esfuerzo.


Hay quienes me dicen que debería de dejar de montar en bici, no les respondo, sólo sonrío y pienso.


"Para los que no entienden, ninguna explicación sería suficiente y para los que entienden, !Ninguna es necesaria!


Es imposible explicar y hablar de felicidad, paz y libertad a quién nunca se monto en una bicicleta.





@Ismaelmarcol







428 vistas
Untitled design-High-Quality-2.jpg

Proyecto registrado Ismael Martínez